19/11/20

Desescalada crucial para el comercio

El sector de los locales comerciales está cogiendo la última bocanada de aire para encarar el tramo final del año con la Navidad a dos pasos, muy perjudicado por los efectos de la segunda oleada de la pandemia y las consecuencias de las medidas restrictivas de movilidad perimetral y horaria de este otoño. A partir del 23 de noviembre los sectores de la restauración, la cultura y el deporte podrán empezar a relajar de forma progresiva las restricciones que habían tenido que aplicar y que les habían puesto en una situación todavía de más incertidumbre si cabe.

Si bien es cierto que estas semanas de restricciones han dado lugar a que se llenaran las calles comerciales de los barrios, esto no supone en ningún caso haber vuelto a la normalidad. De hecho, tal como apunta Xavier Aguilar, director del departamento de Locales Comerciales de FORCADELL, “esta situación es el resultado de la combinación de varios factores: la inoperatividad de los centros comerciales, las restricciones de movilidad hacia otros municipios y la preferencia de las personas (por seguridad) de moverse en lugares abiertos y sin aglomeraciones”. De hecho, la reactivación de la actividad en los meses de verano supuso un leve impulso pero que se ha visto frenado a causa de esta segunda oleada de la Covid-19. Por otro lado, calles comerciales céntricas como la Rambla de Catalunya, a pesar de tener tiendas abiertas, la afluencia de peatones y compradores ha sido escasa porque se han quedado en sus barrios a comprar. Además, el hecho de que los bares y restaurantes de estas vías de gran actividad comercial estén cerrados, o de momento solo con servicio delivery, ha desertizado los comercios.

Más del 30% de los comercios, según la Pimec, tienen la persiana bajada porque no los resulta rentable tener abierto puesto que les supone perder dinero. Igualmente, las ayudas públicas anunciadas para mantener la actividad comercial no son suficientes, sino más bien insignificantes. Tampoco ha servido de mucho la medida vía decreto ley que establecía la reducción del 50% del alquiler de los locales obligados a cerrar por la afectación de la Covid-19 a su actividad si arrendador y arrendatario no encontraban una solución temporal que los pareciera bien en ambas partes. Según Xavier Aguilar, director del departamento de Locales Comerciales de FORCADELL, “se plantean muchos traspasos de locales pero en este momento de incertidumbre no se llegan a hacer efectivos. En este caso la vía de salida es tratar de renegociar y llegar a un acuerdo en cuanto a la renta para poder subsistir estos meses hasta poder retomar cierto ritmo de normalidad en lo que es la actividad comercial”.

La campaña de Navidad concentra todas las esperanzas del sector para poder levantar el vuelo si las ventas acompañan. Por ahora todo es una incógnita dado que las fases de la desescalada de las medidas que se tienen que implementar en los próximos días todavía no están claras y el margen de días para poner en marcha promociones y contratar personal de temporada es un interrogante a día de hoy. Si las cifras de contagios siguen bajando y los hospitales reducen el número de ingresados la aceleración de las medidas en pro del comercio se aplicarán con más agilidad. En este sentido, una vez más, la responsabilidad es de todos en la hora de velar por la salud de las personas y, por extensión, por la salud del consumo y el buen funcionamiento de la economía y la ocupación. La esperada vacuna, que parece ser que bien pronto será una realidad hacia principios del 2021, si se confirma su efectividad y pasa los controles sanitarios de la Agencia Europea del Medicamento, devolverá el optimismo haciendo girar el engranaje del consumo, la ocupación y la reactivación de la actividad comercial y económica del tejido empresarial.

Según el censo de locales del Ayuntamiento de Barcelona actualmente hay 80.500 establecimientos, de los cuales 14.000 no tienen actividad en funcionamiento. Si no se aplican medidas efectivas de ayuda al sector, una desescalada acertada y un impulso por una buena campaña de Navidad el sector podría ver como se desocupa uno de cada tres locales”, señala Toni López, socio y director del área de Inmobiliaria de Empresa de FORCADELL. Además, López añade que “los precios están bajando por la falta de demanda y las operaciones que se llegan a cerrar son escasas”.

Las crisis siempre generan oportunidades y a pesar del gran impacto evidente, también ha permitido renovar, actualizar y ofrecer nuevos servicios como los deliverys sobre todo en parte del sector de la restauración que hasta ahora no lo hacía. Es momento que el sector plantee nuevas salidas y actividades a los locales comerciales que no están en funcionamiento o que podrían modificar su actividad si la legislación actualizara su normativa dando lugar, por ejemplo, “a la creación de pequeños hubs de distribución logística de e-commerce; al traslado de actividades comerciales de entresuelos a plantas bajas; a la implantación de locales con actividad pop up rotatoria; o promover la vivienda asequible centrada en las personas con movilidad reducida transformando locales en viviendas,” concluye Toni López, socio y director del área de Inmobiliaria de Empresa de FORCADELL.

Contacto Dept. Comunicación

 
Cristina San José

Cristina San José

c.sanjose@forcadell.com
FORCADELL utiliza cookies técnicas, de personalización, análisis y publicitarias, propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para facilitarle la navegación, analizar estadísticas del uso de la web y personalizar publicidad.

Saber más
;